El instrumento médico utilizado para la medición de la presión sanguínea de forma indirecta es el esfigmomanómetro, además popular popularmente como “tensiómetro” o “baumanómetro” aunque la forma precisa de llamarlo es “manómetro”.

Puede ser de numerosos tipos:

  • Clásico de columna de mercurio.
  • Aneroide (de aguja en un dial circular).
  • Digital.

Como éste último hay de brazalete o de pulsera y tienen la posibilidad de ser automáticos o semi-automáticos, lo cual es dependiente de que tengan o no una bomba o compresor electrónico para el inflado cuando se ubica en brazo o muñeca.

Los baumanómetros digitales constan de

  • Manga inflable, que transporta dentro suyo sensores (dispositivos osilométricos) capaces de descubrir la oscilación que produce la sangre cuando pasa por la arteria y sobre la cual ejerce alguna presión y investigar la transmisión de vibración de la pared arterial, lo que facilita comprender el intervalo de presión sistólica y diastólica.
  • Pantalla LCD, que exhibe las cantidades sistólica y diastólica.
  • Compresor eléctrico para el inflado de la manga.
  • Microcomputadora que tiene memoria y reloj.

Cabe indicar que los esfigmomanómetros electrónicos o automáticos no necesitan de un estetoscopio, ni bomba de caucho para inflar el brazalete.

Funcionamiento

Básicamente trabaja de manera semejante al clásico de mercurio o aneroide. Pero en esta situación se ubica la manga o banda inflable en brazo o muñeca y solamente se aprieta un enlace, se activan los procesos de inflado y cálculo automático de la presión sanguínea en el transcurso de un par de minutos para que aparezcan en pantalla los valores, o bien, se observan en manómetro con aguja.

Virtudes

  • Facilidad de uso, gracias a su eficacia, inclusive es usado muchas veces por personal de urgencias, debido a que en ambientes ruidosos se hace difícil hacer una auscultación clásico, que implicaría además la utilización de estetoscopio.
  • Permiten vigilar todos los días y de manera simple la presión sanguínea y pulso sin la necesidad de salir de casa al consultorio médico u hospital para tal efecto. Lo cual es servible más que nada para todos los que sufren hipertensión, que tienen que comprobar su presión todo el tiempo.
  • Graba de forma automática las medidas en su memoria, lo que posibilita chequeo regular y evolución de la tensión arterial.
    Sin embargo, cabe avisar que esta forma de medir la presión sanguínea no puede sustituir a las visitas al médico.

Desventajas

  • Menor exactitud frente a las lecturas de presión sanguínea conseguidas por medio de esfigmomanómetros aneroides y los de columna de mercurio.
  • Suelen desajustarse y necesitan cuidado cada nueve o 12 meses.
  • En casos de presión sanguínea muy baja, entre otras cosas, en caso de shock, tienen la posibilidad de ofrecer lecturas mal hechas.
El baumanometro digital o electrónico
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *