A lo largo de décadas, el esfigmomanómetro de mercurio fue la primera alternativa para la medición de la presión sanguínea, algo que quedó manifiesto en la utilización de una escala de milímetros de mercurio (mmHg) en una columna de mercurio como unidad universal de registro de la presión sanguínea, sea cual sea el instrumento.

Hay numerosas elecciones. Algunas se siguen basando en la auscultación (escuchar ruidos arteriales) pero se fundamentan en diferentes maneras de medir la presión del manguito. Otras, las que emplean procedimientos oscilométricos de medición, están automatizadas. Estas resultan más correctas para su uso a domicilio y para hacer un rastreo de la presión sanguínea en el transcurso de un tiempo más extenso.

Ventajas del baumanómetro de mercurio

  • La lectura de la presión sanguínea de estos esfingomanómetros se considera como la de más grande exactitud.
  • Si se emplean de manera correcta, estos gadgets médicos tienen la posibilidad de durar toda una vida.
  • Produce lecturas exactas y no necesita ningún reajuste o recalibración.

Desventajas del baumanómetro de mercurio

Los esfingomanómetros de mercurio son voluminosos y tienen que manejarse atentamente para impedir inconvenientes al tubo que tiene dentro mercurio, un metal pesado tóxico.
Emplearlo necesita bastante práctica y no es lo mejor para el uso doméstico.
Algunas personas con inconvenientes auditivos o visuales no tienen la posibilidad de usarlo, debido a que debe leerse sobre una área plana a nivel de los ojos.

Caída del uso de esta clase de baumanómetros

Más allá de la disponibilidad de diferentes tipos de baumanómetros, la utilización de gadgets de medicina con contenido de mercurio, como es la situación de los esfigmomanómetros (dispositivos que se usa para medir la presión arterial), termómetros, termostatos y químicos de laboratorio, todavía es muy extendida en varios países de Europa. Más allá de que recientemente las autoridades de Europa acordaron prohibir la venta de termómetros de mercurio para usos domésticos y doctores, los esfigmomanómetros siguen siendo materia de preocupación por su considerable contenido de mercurio (entre 80 y 100 gramos por unidad frente a los termómetros, que tienen dentro un gramo por unidad) , y por consiguiente comprometen un riesgo bastante más grande frente a una rotura.

A fin de remover probables peligros para la seguridad y la salud de pacientes y del personal, 4 países de europa (Suecia, Dinamarca, Holanda y Austria) ya han completado su desarrollo de supresión gradual de esfigmomanómetros de mercurio, y las autoridades médicas nacionales, así como la Sociedad Británica de Hipertensión y la Health and Safety Executive (HSE – Oficina Ejecutiva de la Salud y la Seguridad), recomiendan el uso de alternativas.

El baumanometro de mercurio ¿Qué es? Ventajas y desventajas
1 (20%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *